hora 25 filet blanco

POR LA RECUPERACIÓN

Por Luis Díaz.

Se jugó ayer el último partido de la jornada 3 de la Premier League qué fue nada más y nada
menos que el clásico entre Manchester United y Liverpool. Ambos equipos llegaban a este
compromiso con el mismo objetivo: sumar tres unidades que le dieran la tranquilidad de
trabajar sin tanta presión durante la semana ya que ninguno había cosechado buenos
resultados en las dos fechas anteriores.
Los Diablos Rojos en lo previo cargaban con la mayor responsabilidad, por su localía y
porque hasta el momento no habían sumado ningún punto en el torneo. Dos derrotas
consecutivas y un bajo nivel de juego, obligaban a los dirigidos por Erik ten Hag a buscar el
triunfo.
Enfrente estaba Liverpool, un equipo que llegaba con dos empates en las primeras fechas y la
baja de nuestro compatriota Darwin Núñez quien está cumpliendo una sanción de tres
partidos tras una expulsión en la fecha anterior.
En el teatro de los sueños, los locales intentaron ser los protagonistas y durante gran parte del
juego lo consiguieron. Con mucha vergüenza, entrega y fútbol, el United salió a intentar
imponer condiciones a la visita. Y logrando cumplir ese plan, así llegaron los goles para
lograr una victoria importantísima y necesaria.
En el primer tiempo llegó la apertura del score, con un muy lindo gol tras un amague al
defensor y toque a colocar al palo derecho del arquero Alisson Becker por parte de Jadon
Sancho a los 16′ minutos. Ya en el complemento Marcus Rashford aumentó la diferencia a
favor del Manchester a los 53′ minutos luego de un rápido contragolpe y el egipcio Mohamed
Salah en el minuto 81 puso de cabeza el descuento para Liverpool.

Compartí la noticia

Otras noticias relacionadas