EL GOL, MATERIA PENDIENTE

Opina Carlos Bardakian – @CarlosBardakian

El partido contra Estudiantes dejó una materia pendiente, el gol. Nacional continúa su
evolución como expresión colectiva, pero el juego no siempre alcanza el resultado
deseado. En los tiempos que vivimos, no es habitual que un equipo uruguayo someta
futbolísticamente más de media hora a un club argentino que actualmente lidera su zona
en el torneo doméstico.
Nacional hizo casi todos los deberes pero al rendir examen la nota quedó opacada por
un empate que compromete el futuro tricolor en la Copa Libertadores. La presión inicial
ejercida en campo rival y liderada por un extraordinario Yonatan Rodríguez promovió
varias ofensivas tricolores que carecieron de la contundencia y precisión necesaria para
conseguir la ventaja en el marcador. El penal atajado a Felipe Carballo por el
experimentado arquero Mariano Andújar, se transformó en la señal inequívoca que el
mejor momento tricolor había pasado dejando las secuelas del grito contenido y lleno de
impotencia de más de 25.000 hinchas presentes en el Gran Parque Central.
El entrenador argentino Ricardo Zielinski reaccionó para el segundo tiempo y con
cambios oportunos y adecuados, logró que sus dirigidos, primero equilibraran el trámite
para posteriormente gobernarlo, al punto tal que la última pelota del partido dejó la
postal de una atajada monumental de Sergio Rochet para evitar la derrota. Pablo
Repetto planteó notable el encuentro, su equipo fue protagonista con la pelota
exhibiendo un nivel superlativo, pero el caprichoso gol nunca llegó y en el
complemento quedó atrapado por la inercia de cambios a destiempo o reemplazos
inconvenientes.
La ausencia de un goleador resultó imposible de disimular, un punto de seis en un grupo
tan parejo como competitivo, condiciona y obliga a los tricolores que deberán recuperar
el terreno perdido en la Libertadores, y Nacional sabe muy bien, que la Copa no espera.

Compartí la noticia